martes, 23 de mayo de 2017

Los tres realitos de Isabel II


Los tres realitos de Isabel II



Isabel II, un real de 1849
Ceca de Madrid, 1´3 gr



Isabel II, un real de 1853
Ceca de Madrid, 1´3 gr



Isabel II, un real de 1859
Ceca de Madrid, 1´25 gr

Se trata de la unidad monetaria en el sistema del real de vellón
Y por el peso que tienen (1´31 gr) se deduce que son muy pequeñas, con unos 14 mm de diámetro. Esto es importante pues era un problema en sí mismo; digamos que sería como si la unidad actual, el euro, tuviese un diámetro similar a los 2 céntimos de euro. Pierde hasta valor sentimental.
Su equivalencia era 8 ½ cuartos, 34 maravedíes, 10 décimas o 100 céntimos

Las diferencias entre los anversos son evidentes, pero entre el reverso del primer realito y los otros dos hay aspectos interesantes. En primer lugar el collar del Toison de Oro que recubre el escudo. Y en segundo lugar la marca de ceca. La ceca en los tres casos es Madrid, pero la marca en la primera continúa siendo la tradicional, en este caso la M coronada. La coronación de esa letra indicaba que la corte se encontraba en ese momento en esa ciudad, Madrid en este caso. En cambio en los reversos del segundo y tercer real aparecen ya las estrellas como marca de ceca, que son de 6 puntas como identificativas de Madrid.
Las iniciales CL que aparecen también en el reverso nos indican que los ensayadores eran José Luis Castroviejo y Emilio Lara. Tanto la marca de ceca tradicional como las iniciales de los ensayadores desaparecen en la ceca de Madrid en el año 1850, siendo sustituidas por las estrellas ya citadas.
Y cambia igualmente la escritura de REYNA del primer real que pasa a REINA en los otros dos.

Y en el anverso encontramos la leyenda “ISABEL II POR LA GRACIA DE DIOS Y LA CONST”. Se está refiriendo a la Constitución de 1845 aprobada siendo Presidente Narváez

¿Hablamos de moda?
En los tres casos tenemos el busto de la reina con el pelo recogido en un moño, y estamos hablando desde niña hasta joven pasando por jovencita.
Y el moño seguirá vigente en la etapa siguiente con el sistema del escudo de plata, ya adulta.





sábado, 13 de mayo de 2017

Isabel II, el sistema del real de vellón


Isabel II, el sistema del real de vellón

Con el Real Decreto de 15 de abril de 1848 comienza el cambio del sistema monetario para adaptarse a los nuevos tiempos. Comienza el camino hacia la peseta.
Se trata del sistema del real de vellón.

Recordemos que hasta ese momento se disponía de un sistema consistente en tres metales, cobre, plata y oro, que tenían unidades distintas: escudos para el oro, reales para la plata y maravedíes para el cobre. Y a su vez con distintos submúltiplos. Un escudo tenía  16 reales, y un real 34 maravedíes. Un verdadero lío. Y todo sin contar, entre otros,  los problemas de cambio con monedas extranjeras y en los que no vamos a entrar, o las monedas  específicas de algunas regiones.

Como primer paso se acuñan piezas de cobre de medio real, doble décima, décima y media décima. Se acuñaron desde 1848 a 1853. Son piezas que, aunque tienen un valor de referencia del real, no son de plata, sino cobre.


Isabel II, medio real de la ceca de Segovia, 1850
Peso: 19´5 gr


Isabel II, doble décima de real de la ceca Segovia, 1853
Peso: 7´6 gr

Al año siguiente en 1854 y hasta 1864 se acuñan los valores de 25 céntimos (cuartillo), 10 céntimos y 5 céntimos, todos de real. Y todos en cobre.
Es decir, que el real tiene ya 100 céntimos y no 34 maravedíes como lo había sido desde la Edad Media.



Isabel II, 25 céntimos de real de Segovia, 1864
Peso: 9,2 gr


Isabel II, 10 céntimos de real de Segovia, 1863
Peso: 3´95 gr

Y la unidad en ese momento es el real (real de vellón) que tenía un peso muy pequeño, 1,31 gramos, lo que en sí mismo era un problema. En el futuro hablaremos de los reales de vellón en plata, así como del vellón, un asunto algo complejo.
Os presento a continuación un real de vellón


Isabel II, un real de 1853, ceca de Madrid
Peso: 1´3 gr, diámetro: 14 mm

En 1850 comienzan a acuñarse piezas de oro de 100 reales o centenes que sustituyen a las de 80 reales, con un peso equivalente a los 5/4 de éstos. Esa acuñación perdurará hasta 1864



Isabel II, 100 reales de la ceca de Sevilla, 1860
Peso: 8,35 gr


Isabel II, 40 reales de Madrid, 1864
Peso: 3,3 gr

En los dos últimos años el escudo del reverso se adorna con un dosel, como se puede observar en esta última moneda.
Es ahora cuando por primera vez aparecen unas estrellas junto al valor que indican la marca de ceca. Si las estrellas son de 6 puntas corresponden a Madrid, si son de 7 puntas serían de Sevilla, y si de 8 estaríamos ante Barcelona. Más tarde aparecerán otras estrellas, 4 puntas para Jubia y 3 para Segovia.



sábado, 15 de abril de 2017

Isabel II, la ceca catalana




  
Isabel II, 1 peseta de 1836, ceca de Barcelona
Peso: 5´7 gramos; diámetro: 25 mm

Anverso:
ISABEL 2ª REYNA CONST DE LAS ESP
Reverso:
PRINCIPADO DE CATALUÑA – 1 PESETA – 1836

Esta peseta se acuñó exclusivamente en los años 1836 y 1837, y por su extraordinario parecido pudo ser del mismo grabador de las pesetas napoleónicas de 1808-14. O por lo menos tienen la misma estructura.
Era la segunda vez que se utilizaba el valor “peseta” en España y más concretamente en Cataluña. Más tarde sería asumida esa terminología en todo el Estado.
Estas monedas son raras.
Es muy interesante relatar que estas pesetas dieron origen al término “pesetero”. Se trata del apodo despectivo con el que las tropas carlistas denominaron a tropas irregulares isabelinas; su nombre oficial era tropas francas, y recibían una paga diaria de una peseta. También los denominaron como “chapelgorris”, sombreros rojos en eusquera (txapel gorri).



Isabel II, 3 cuartos de 1846, ceca de Barcelona




Isabel II, 6 cuartos de 1839, ceca de Barcelona


Anverso:
ISABEL 2ª REYNA CONST DE LAS E. 1839.
Reverso:
PRINCIP. DE CATALUÑA 6 CUAR

Las otras dos piezas, de 3 y 6 cuartos son similares a otras que se acuñaron con Fernando VII con la diferencia de que aquellas se escribían como quartos con Q. Y el titular y la fecha por supuesto.
¿Cuál es la coincidencia en las tres piezas anteriores? Que no aparece en ellas el busto de la reina.
Estas acuñaciones se realizaron para sufragar los gastos de la primera guerra carlista. Los carlistas acuñaron en Berga y Segovia, y los isabelinos en Barcelona.

Mucho se ha criticado de Felipe V por los nacionalistas catalanes que suprimió la ceca de Barcelona como una medida por haber sido una comunidad que había apoyado al archiduque Carlos en la Guerra de Sucesión.
Lo que hizo Felipe V fue unificar las cecas que hasta ese momento eran de  una abundancia y dispersión extraordinarias, y que era uno de los problemas económicos de la época de los Austrias.
Desaparecen para las acuñaciones de plata y oro Segovia, Zaragoza, Toledo, Mallorca… y Barcelona. Quedan sólo Madrid y Sevilla. Y las numerosas cecas de las Indias.
Y para las acuñaciones de cobre desaparecen las cecas de Valencia, Sevilla, Burgos, Madrid, Pamplona…. quedando prácticamente sólo Segovia
¿También habían apoyado a Carlos esas otras ciudades?
De todas formas ahí tenemos la muestra de que eso no es así. Cuando fue necesario acuñar se acuñó.