lunes, 30 de marzo de 2015

Los últimos reales


Los últimos reales

En 1925 aparece un nuevo metal en los reales, el níquel, en monedas de 25 céntimos acuñadas durante la dictadura de Primo de Rivera, al igual que la siguiente de 1927.
Repetimos, si 4 reales son una peseta, 25 céntimos son un real.
Ha desaparecido en ellas el nombre y busto del rey, Alfonso XIII, y la única alusión que se hace de la monarquía es la corona real




Alfonso XIII, 25 céntimos o un real, de 1925




Alfonso XIII, 25 céntimos o un real, de 1927


No tendría ninguna importancia que se le llamase real a los 25 céntimos de Alfonso XIII pero sí la tiene que se le llamase a los 25 céntimos de la República, pues esa había sido una de las causas de que se eliminase la denominación real en las monedas, por la clara referencia monárquica que tenía y que se deseaba eliminar con el destronamiento de Isabel II.




República Española. 25 céntimos o un real, de 1934. Madrid

Estamos ante un real republicano ¡¡Toma ya¡¡
La Segunda República fue proclamada el 14 de abril de 1931, y cinco años después comenzaba la guerra civil.
En la iconografía se repite la presencia de una mujer con una rama de olivo como ya lo hizo el Gobierno Provisional en las primeras pesetas en 1869, y en el reverso una espiga y una rueda dentada en alusión a la agricultura y la industria.




Guerra Civil, Zona Nacional, 25 céntimos o un real, de 1937

El Gobierno de Franco consiguió abastecerse de moneda fraccionaria con la ayuda de Austria en plena guerra civil. Estas monedas fueron fabricadas por la empresa austríaca Berndorfer Metallwerenfabrik, y aunque la fecha que aparece en ellas es 1937 en realidad se fabricaron en el 38 y circularon hasta el año 1951 en el que se retiraron.
Evidentemente aunque se fabricaron fuera del país, el diseño fue español. El Gobierno de Franco vuelve a utilizar, como cinco siglos antes lo hicieran los Reyes Católicos, el yugo y las flechas que como sabemos simbolizaron la primera unificación de España. También aparece el lema del régimen: Una, Grande y Libre.



Guerra Civil, Zona Roja. 25 céntimos o un real de 1938

El gobierno de la República no se iba a quedar atrás y también durante la Guerra Civil  acuña otros 25 céntimos que tampoco se libraron de que el pueblo los denominase un real.

Ya se había convertido en un clásico que el real tuviese un agujero central.



domingo, 15 de febrero de 2015

Por qué la peseta tiene 4 reales


Por qué la peseta tiene 4 reales

Felipe V, 2 reales de 1719, ceca de Segovia.
Realizados en el Ingenio por laminación

Carlos III, 4 reales de 1772, ceca de Lima. De tipo columnario.

Fernando VII, 8 reales de 1814, ceca de Potosí.
Peso: 26´8 gr

Las tres monedas que se han expuesto al inicio son un ejemplo de la infinidad de reales que se pueden encontrar dentro de lo que es el imperio español.
Múltiplos del real se utilizan lógicamente para piezas de mayor valor y tamaño. En el sistema antiguo lo serán de 2, 4 y 8 reales.
Hasta Carlos III todas estas piezas tenían por una parte el denominado escudo de dominios y por la otra ese escudo en forma de rosa (véanse los dos reales de Felipe V), Ese escudo en forma de rosa lo repetirá Franco en las monedas de 100 pesetas de plata. 
O eran de tipo columnario (véanse los 4 reales de Carlos III).
Y ya con Carlos III comienzan a aparecer los bustos reales en las monedas a la vez que un escudo en el reverso que con pequeñas diferencias se mantiene hasta la actualidad (véanse los 8 reales de Fernando VII)
La combinación de los distintos elementos descritos, escudo de dominios, columnario… unidos a las distintas cecas, años y algún otro elemento más da como resultado un número de bastantes cientos de reales distintos. La causa ya se dijo, su tiempo de uso llega a los 700 u 800 años.


Isabel II, 100 reales ceca de Barcelona
Peso: 8´35 gr

Si el valor facial sobrepasaba los 8 reales en el sistema antiguo o 20 reales en el moderno y se mantenía la plata como metal habríamos tenido piezas excesivamente grandes, lo que hubiese supuesto una incomodidad para llevarlas en el bolsillo. En este caso se echaba mano a un metal más caro, el oro. Es el caso de estos 100 reales.

La revolución de 1868 conlleva el destronamiento de Isabel II, la instauración del Gobierno Provisional, la supresión de unidades como el real y el escudo que tenían una clara referencia monárquica, y la instauración de la peseta. Pero el pueblo es el señor y su voluntad no se tuerce siempre políticamente. El pueblo decide seguir aplicando la denominación real a las monedas de 25 céntimos de peseta, porque si  4 reales se transforman en 1 peseta, pues 25 céntimos de peseta es un real. ¡¡Está clarísimo!!


Isabel II, 4 reales de 1853 de la ceca de Barcelona
Peso: 5´1 gr

Gobierno Provisional, 1 peseta de 1869, Madrid
Peso: 4´6 gr

Ahí están. Son dos monedas exactamente iguales en cuanto al metal, tamaño y peso, la primera de 4 reales y la segunda de 1 peseta (las 4 décimas de gramo que le faltan a la segunda son debidas a la evidente pérdida por desgaste mientras que la décima de gramo que le sobra a la primera posiblemente se debería a una mala calibración de la maquinaria). Por eso el pueblo llamó indistintamente a esta segunda como peseta o 4 reales.
A partir de ahí la peseta tenía 4 reales.



jueves, 29 de enero de 2015

El real



El real

Vamos a considerar en primer lugar las numerosísimas ocasiones que se emplea la palabra “real” en nuestra lengua. Es un adjetivo de rey, al que siempre hace referencia.
Veamos algunos ejemplos:

Sociedades deportivas: Real Madrid, Real Sociedad, Real Betis Balompié…
Lugares concretos: Calle Real, Palacio Real, Capilla Real, Real de la Feria, Cañada Real Soriana, Alcalá la Real…
Apellidos: del Real
Otras: Real Patronato, Real Academia de la Lengua…
Expresiones populares: No vale ni dos reales

Pieza clave de la numismática española. Unidad monetaria generalmente de plata que sufrirá, como todas, los cambios de la propia sociedad. 3´35 gramos. Comienza en Castilla en el s. XIV y termina oficialmente en el XIX, pero el pueblo lo seguirá utilizando hasta la primera mitad del s XX. Valor 34 maravedíes desde 1497 o 1/8 de escudo, y ¼ de peseta en siglo XX
Hay que asociar el real a la plata pues, salvo excepciones, los reales han sido de plata, y sólo en contadas ocasiones los encontramos en cobre siendo en este caso moneda fraccionaria (ejemplo: décima de real), o en otras ocasiones en oro, siendo estas monedas múltiplos del real (ejemplo 320 reales)
Veamos la evolución que tendrán los reales a lo largo de la historia.

El real de plata apareció por primera vez con Pedro I (1350-1369):


Pedro I el Cruel. Real de la ceca de Burgos
(de maravedis.net)

Anverso: DOMINVS MICHI ADIVTOR ET EGO DI - SPICIAM INIMICOS MEOS
(El Señor es mi ayudador y yo desprecio a mis enemigos- Hebreos 13:6)
Reverso: PETRVS REX CASTELLE E LEGIONIS
(Pedro Rey de Castilla y León)

El real de plata apareció por primera vez, repito, con Pedro I y como veremos su duración e importancia en la numismática española será excepcional. Eran unas preciosas monedas con una leyenda que se repetirá en numerosas ocasiones en la moneda española de las Edades Media y Moderna.

Con los Reyes Católicos comienza la abundancia de estas unidades y a partir de entonces se generaliza.
Tenemos piezas en plata de todos los tamaños, de ½ real a 8 reales; de cecas peninsulares o americanas; de acuñación a martillo, de volante o del Ingenio…
Pasamos a continuación a exponer varias piezas de real como ejemplo de ello:


Reyes Católicos, 1 real de la ceca de Sevilla
Peso: 2´55 gr



Carlos III, real tipo macuquino de la ceca de Potosí
Peso: 2´6 gr

Isabel II, 1 real de 1849, ceca de Madrid
Peso: 1´3 gr.


Cuando encontramos monedas de cobre con la denominación “real” estamos ante monedas fraccionarias. Sería el caso de las dos siguientes:


Isabel II, 25 céntimos de real (o un cuartillo) de 1864, ceca de Segovia
Peso: 9´2 gr.



Isabel II, medio real (o cinco décimas) de 1850, ceca de Segovia
Peso: 19´5 gr.

La primera tiene como particularidad el poseer dos valores faciales: 25 céntimos de real y un cuartillo; pero en ambos casos se nos dice que es la cuarta parte de un real. Se está introduciendo al Sistema Métrico Decimal: por una parte se mantiene la antigua unidad, el real, pero por otra se habla de 25 céntimos de real, es decir, se han eliminado los maravedíes como fracción y aparecen los céntimos que ya corresponden al nuevo sistema.
En la segunda ocurre lo mismo
Y ésta que se ofrece a continuación sería la excepción pues siendo de ½ real, es de plata:


Carlos III, ½ real de 1761, ceca de Madrid
Peso: 1´4 gr.

Y otra excepción en el sentido contrario sería esta pieza de dos reales realizada en cobre. Es, que yo recuerde en este momento, el único caso en que la ceca hace referencia a un personaje y no a un lugar. Morelos fue un revolucionario mejicano en contra del gobierno español de la época. La mayoría de las piezas que emitió lo fueron en cobre y una pequeña parte en plata.


Fernando VII, 2 reales de 1812 de Morelos