Mostrando entradas con la etiqueta patagón. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta patagón. Mostrar todas las entradas

sábado, 19 de marzo de 2016

La rendición de Breda

La rendición de Breda


 

Breda es una ciudad situada en lo que hoy es Holanda, y que formaba parte de ducado de Brabante. Su importancia estratégica la convirtió en las guerras de Flandes en pieza codiciada.
La ciudad de Breda fue conquistada por los Tercios españoles en 1625, siendo entregadas las llaves de la ciudad por su gobernador Justino de Nasseau al general de los Tercios Ambrosio de Espínola. Continuaría en poder de España hasta 1637 en que volvió a poder de los holandeses.
Pasaría desapercibida dicha conquista a no ser por el cuadro de Velázquez titulado “La rendición de Breda” o “Las lanzas” que se conserva en el Prado.
Personalmente siempre me ha llamado la atención de dicho óleo la belleza del caballo, situado en una posición no habitual en la pintura, en primera línea y visto por detrás.
Pero no será el análisis estético de este cuadro lo que desarrollaremos sino de algunas piezas numismáticas contemporáneas a dicho acontecimiento.


  
Alberto e Isabel, patagón de Bruselas, no datada
Peso: 27´5 gramos; diámetro: 42 mm.

Anverso: ALBERTVS ET ELISABET DEI GRATIA
Reverso: ARCHID AVST DVCES BVRG ET BRAB

En anverso los bastones de Borgoña
En reverso escudo de armas coronado con los cuarteles de Castilla y León, Granada, Aragón, Sicilia, Austria, Borgoña moderno y antiguo y Brabante. Y rodeado del collar de la Orden del Toisón de Oro

Isabel Clara Eugenia, que ese es el nombre de esa Elisabet, era hija de Felipe II y su tercera esposa Isabel de Valois. Y era de entre sus hijos la predilecta, tanto que sólo a ella le permitía indagar en sus documentos y servir de consejera.
Contrajo matrimonio con su primo Alberto de Austria, siendo soberanos de los territorios de Países Bajos, e Isabel como gobernadora desde la muerte de Alberto en 1621 hasta su fallecimiento en 1633; pues al referido fallecimiento sin sucesión los territorios volvieron a la corona española.
Los patagones son de las monedas de mayor tamaño acuñadas en España. Vulgarmente se les llamó “tejos”; esta palabra, en desuso hoy, se mantiene en el dicho de “tirar los tejos” que como sabemos es una invitación al matrimonio.



  

Felipe IV, escalín de Amberes, 1625
Peso: 4´95 gr


Anverso: PHIL IIII. D.G. HISP ET INDIAR REX
Reverso: ARCHID(uce) AVST(riae) DVX BVRG(undiae) BR Z(elanda)

León rampante sosteniendo escudo con las armas de Austria y Borgoña antiguo. Mano como marca de ceca de Amberes.
En reverso el mismo escudo que en el patagón anterior con la añadidura de los escusones de Portugal y Flandes-Tirol, y fecha de 1625

Era 1/8 de patagón, y similar a 2 reales españoles de la época en peso y tamaño.
El escalin o schilling de 12 pfening o dineros, provenía lingüísticamente del bajo latín "schelingius". Su valor osciló entre 10 sueldos (el de Lieja) y 6 (el de Amsterdam).
En este caso tenemos una moneda acuñada el mismo año, 1625, de la rendición de Breda. En ese momento, ya fallecido su esposo, Isabel Clara Eugenia había pasado a ser gobernadora de los Países Bajos y asumiendo la soberanía su sobrino Felipe IV.





miércoles, 12 de mayo de 2010

¿Cara o cruz?










  • Jaime I "El Conquistador". Dinero de Barcelona.


  • Fernando VI. 1/2 real de Madrid.


  • Carlos II. 1/2 real de la ceca de Méjico.


  • Fernando VI. Real de Potosí.



El primer acto oficial en un partido de fútbol es el reparto del campo. Para ello siempre se realiza un sorteo por el árbitro por el procedimiento de lanzar una moneda al aire después de preguntar a los capitanes de los equipos ¿cara o cruz?
La explicación hay que buscarla en la existencia de esas dos figuras en la moneda, pero ¿cuándo aparecieron en las monedas españolas?
De forma independiente “la cara” del monarca apareció en las monedas peninsulares y de las Indias a partir de Carlos III. Anteriormente sólo en las piezas españolas de los territorios europeos tales como Países Bajos, el reino de las Dos Sicilias o el Milanesado, y rara vez más.



“La cruz” en cambio se ha prodigado más. En las fotos tenemos varios modelos de cruces que sirven entre otras cosas para identificar las piezas, pues ha sido característico en la moneda española que cada momento o lugar se asocie a determinado tipo.
La primera imagen es de una cruz griega de un dinero de Jaime I el Conquistador. La segunda es también griega, típica de las piezas de ½ real de los Borbones, en este caso Fernando VI, en Madrid. La tercera corresponde a una cruz floreada de la ceca de Méjico. La cuarta es una cruz potenzada en 1 real de Potosí.







  • Alberto e Isabel. Patagón de Bruselas


  • Carlos III. Maravedí de Segovia

La quinta es la cruz de San Andrés, que forma parte del escudo de Borgoña y que sólo la veremos en las piezas españolas de los Países Bajos; esta pieza es un patagón y está acuñada en Bruselas a nombre de los archiduques Alberto e Isabel Clara Eugenia (hija de Felipe II como sabemos)

Cuando coinciden la cara y la cruz será con Carlos III.
Este monarca, gran reformador en todos los órdenes, centró su atención en las piezas de cobre que en la ordenanza de 1770 se definían como excesivamente abundantes, imperfectas e impropias de una nación culta, por lo que debían ser sustituidas por otras con la cabeza real con peluquín anudado; y en el reverso una cruz de lises (la llamada cruz del Infante Don Pelayo) cantonada de castillos y leones; en el centro de la cual el escudete Borbón, formado a su vez por tres flores de lis. Es la sexta imagen.








  • Felipe II. 4 reales de Potosí


  • Carlos y Juana. 2 reales de Méjico


  • Escudo Constitucional

Las fotografías séptima y octava son de piezas de Felipe II, y Carlos y Juana respectivamente. En ellas se aprecia la evolución para terminar en el Escudo Constitucional.

Como vemos, la cruz dividió el reverso de la moneda en cuatro partes o cuarteles que se rellenaron con los escudos de Castilla, León, Cataluña y Navarra, dando lugar así al escudo de España.
El Gobierno actual de nuestra nación mantiene muchas incongruencias, entre otras la denominada “alianza de civilizaciones” a la vez que manifiesta una laicidad que ha dado lugar a la retirada del crucifijo de los centros educativos en un vano intento de ocultar nuestro pasado.


Me pregunto:




  • ¿Retirará también el escudo y la bandera constitucional de los lugares públicos al tener la cruz -la misma cruz que la de los crucifijos- en su parte central?


  • ¿Requisará y destruirá estas monedas por ser testigos fieles de una historia que no coincide con la “oficial”?


  • ¿Y prohibirá igualmente que los árbitros pregunten al inicio del partido “cara o cruz” a los capitanes de los equipos? ¿A Casillas y a Puyol por poner un caso?