miércoles, 26 de agosto de 2015

Al Hakem I "el del arrabal"



Los emires de Al Andalus
Al Hakem I, “el del arrabal”


Al Hakem I, Al Andalus, 197 H
Peso: 2´5 gr; diámetro: 26´3 mm

En las piezas del inicio del reinado nos encontramos con la continuación de las etapas anteriores, con piezas de muy buena factura, perfectamente distribuidas las leyendas y fácil lectura. Sin adornos o muy ligeros como en este caso: un pequeño arco sobre el tercer renglón del anverso y 1-3 puntos en el reverso. El punto central puede ser el ocasionado para realizar las circunferencias.



Al Hakem I, Al Andalus, 199 H
Peso: 2´1 gr; diámetro: 23´5 mm

Numerosas piezas se encuentran recortadas y/o taladradas. En este caso os exponemos un dirham que posee esas dos características.
Incluso me atrevo a decir que sufrió dos recortes en distintos momentos. En un primer momento sufrió un recorte que afectó a la mayor parte de su circunferencia, desde las 2 a las 10. Y posteriormente un corte lineal en su parte inferior




El adorno entre la segunda y tercera línea del anverso debe ser considerado como una marca de la ceca y que es muy corriente en este año del 199 H, y en menor medida en el 200 H y en otros de Abderramán II.
En estos momentos, ya avanzado el reinado se observa una disminución en la calidad de la caligrafía




Al Hakem I, Al Andalus, 199 H
Peso: 1´7 gr; diámetro: 21´5 mm

En otras ocasiones el recorte ha sido pronunciado aunque disimulado. Ahora afecta a toda la corona circular entre las dos gráfilas. La sisa ha llevado el peso desde los 2´5 gramos aproximadamente que tendría de nuevo hasta los 1´7 gramos. Y se ha llevado también toda la inscripción marginal del reverso.
Obsérvese que el adorno entre la segunda y tercera línea del anverso es el mismo que en el dirham anterior, con ligeras variaciones.


Al Hakem I, Al Andalus, 200 H
Peso: 2´6 gr; diámetro: 26 mm

Este dirham tiene una característica que se repetirá en el futuro; se trata de hendiduras producidas por las líneas de la cara opuesta y que son debidas al proceso de acuñación.


Y es precisamente en ese año 199 H cuando se produce el inicio de uno de los acontecimientos más importantes del reinado de Al Hakem I: la revuelta del arrabal de Secunda. Tan importante que a Al Hakem I se le conoce como “el del arrabal”

Secunda era el arrabal más populoso de Córdoba, situado al otro lado del río en lo que hoy es el “Cerro” en la barriada del Campo de la Verdad, y habitado por musulmanes, muladíes y cristianos, siendo el mayor número el de los muladíes, es decir aquellos cristianos que se habían convertido al islamismo y que fueron mantenidos en condición social inferior. Esa era la verdadera causa de la revolución del arrabal. Una causa estructural.
Porque a las poblaciones sometidas no se les reconocían derechos (las confesiones no islámicas pagaban tres veces más de impuestos), encontrando como solución sólo su conversión al Islamismo.
Y porque en los musulmanes el lazo de consanguinidad les lleva a conservar celosamente la memoria de sus genealogías, por lo que es un pueblo que no favorece su mezcla con ningún otro.
Y por otra parte unas causas de tipo puntual: En el año 199 H se produjo una hambruna en la ciudad, lo que unido a los altos impuestos y al descontento de los pobladores del arrabal con la guardia del emir (formada por cristianos traídos de Galicia, la Marca Hispánica y de la Septimania Narbonense) fue el motivo de la revuelta, que explotó en el 202 H.
El final de la sublevación fue 300 crucificados, demolición del arrabal de Secunda y el destierro de todos sus habitantes que se desplazaron desde Toledo en el caso más próximo hasta el Magreb, Creta o Alejandría en el más lejano; 15,000 familias en total según las crónicas.

Jamás en la historia de esta ciudad se ha producido un hecho como éste.


lunes, 3 de agosto de 2015

Cristóbal Toledo


La prensa de ayer y hoy nos da la noticia de que ha muerto Cristóbal Toledo.
Se trata de un pintor nacido en la localidad de Castro del Río, en la campiña cordobesa. Su pintura es doblemente meritosa pues al margen de su extraordinaria calidad hay que añadir que se trataba de una persona que se superó a sí misma: se encontraba afectado de una enfermedad que lo mantuvo toda su vida en silla de ruedas, una distrofia muscular progresiva, y que le afectaba incluso a los miembros superiores de forma acentuada.
Pero Cristóbal tenía dos características únicas: la sensibilidad artística y su superación personal. La combinación de ambas hizo que tuviésemos un magnífico artista que pintaba con la boca, pues sostenía el pincel o la paleta con ella y la iba empujando con las manos. Y el resultado es que se identifican sus obras sólo con verlas.
Otra característica de este artista es la independencia de grupos a los que te tienes que plegar para poder progresar.
La pregunta surge rápidamente: ¿Y qué tiene que ver esto en una página numismática?
Pues veréis: Mi mujer fue compañera en el trabajo con la que sería después esposa suya, Escolástica. Ambas maestras, compartieron muchos kilómetros de coche por esas carreteras que no eran entonces lo que son hoy.
 Y se da la circunstancia de que cuando se casaron Cristóbal y Escolástica, ceremonia que se celebró en la Ermita de los Santos Mártires de Córdoba, las arras las portó mi hija Rosa Fernanda, y las componían 13 sencillas monedas de plata de peseta, monedas que les facilitó un servidor.
Os expongo a continuación fotos de algunas de ellas tal y como se conservan en la actualidad. Algunas presentan acusado desgaste, e incluso pequeñas oxidaciones. Porque son monedas de verdad, lo mismo que Cristóbal.


 Gobierno Provisional, 1 peseta de 1870


Alfonso XIII, 1 peseta de 1903


Isabel II, 4 reales de 1853


Alfonso XIII, 1 peseta de 1889


Alfonso XII, 1 peseta de 1885