viernes, 11 de abril de 2014

La Catedral de Córdoba (4)






                                          Abderraman II, dirham del 224 H ceca de Al Andalus          



Felús de Abderramán II

Con Abderraman II se sigue el mismo criterio que con el anterior. Se siguen aprovechando todos los materiales existentes, pero como empiezan a escasear hay necesidad de aprovechar todo lo que se encuentra aunque no cumpla con lo que exactamente se busca. O se va a lugares más lejanos a por materiales, como es el caso de las columnas de mármol gris/blanco de esa ampliación de Abderramán II, que son del Teatro Romano de Mérida, que como se ve fue desarmado para aprovechar sus restos. Son de las canteras portuguesas de Estremoz, Borba y Vila Viçosa



Fuste procedente del Teatro Romano de Mérida. El capitel igualmente romano.

Ya comienzan a aparecer materiales de producción islámica, como son sobre una docena de capiteles de penca algunos trepanados, pero el resto siguen siendo reutilizados; y 17 cimacios son de la basílica de San Vicente.
No quiero dejar de hablar de las dos columnas de alabastro que rodeaban al antiguo mihrab de Abderramán II. Son las dos mejores columnas de ese espacio, de estilo bizantino y que no son de acarreo sino fabricadas al expreso. Según todos los indicios fueron regalo del emperador de Constantinopla al emir. Regalo de un emperador cristiano y talladas por artistas cristianos.
Ese mihrab fue eliminado por Al-Hakam II cuando realiza su ampliación, respetando sólo cuatro pequeñas columnas que coloca en el nuevo.


Columna bizantina de alabastro, junto al que fue mihrab de Abderramán II


Cronológicamente lo que ahora nos encontramos es con la construcción de Abderramán III, que como sabemos se autoproclama califa en el 316 H. Esa autoproclamación se realizó en el mihrab de Abderramán II, que después sería destruido por Al-Hakam II como ya hemos apuntado para realizar su correspondiente ampliación.



Abderramán III, fracción de dinar, 322-327 H


¿Cuáles fueron las aportaciones de Abderraman III al edificio?
Muy pocas, entre otras cosas porque se dedicó a la construcción de la ciudad palatina de Medina Azahara.
Y que dicho sea de paso dicha edificación de Medina Azahara no pasó a la Iglesia cristiana después de la conquista y que sufrió una ruina tal que a principios del siglo XIX no se sabía ni su emplazamiento. Esa es la diferencia con la Mezquita-Catedral, la primera es ahora propiedad de la Junta y la segunda es de la Iglesia. La primera es una ruina y la segunda es un edificio perfectamente conservado y en uso.

No obstante son importantes las aportaciones de Abderraman III: la construcción del nuevo alminar después de derribar el primero (construido por Hixén I) y el refuerzo de la fachada que se realiza con la construcción de una nueva que se aplica a la primera, quedando así con el doble de grosor.

A estas alturas de nuestros escritos es importante comentar que el edificio de la Catedral que se conserva actualmente ha sido objeto de innumerables restauraciones y modificaciones que comenzaron, como se ve,  con los propios musulmanes.




Abderramán III, dirham del 346 H, ceca de Medina Azahara
Ese mismo año del 346 de la Hégira se terminó la obra de restauración de la fachada de la Mezquita, según obra en la lápida junto a la Puerta de las Palmas


¿Por qué decide el refuerzo de la fachada original?
Este asunto es interesante. Desde el inicio de la construcción de la mezquita se produce un empuje de las diez arquerías de la Mezquita Primitiva hacia el cerramiento del patio, que inclina las naves de columnas y que amenaza con la ruina del edificio. Esa ha sido de siempre uno de sus problemas, tanto es así que  ya Abderramán II introdujo en su ampliación unos contrafuertes o pilastras con el objetivo de dar solidez a la obra, y en 1463 se produjo el derrumbe de las hileras de columnas occidentales del edificio fundacional. Cuando digo que se vinieron abajo las naves quiero decir que lo fueron las naves y lo que había encima: columnas, arquerías y tejados.



Estas naves sufrieron el derrumbe en 1463






No hay comentarios:

Publicar un comentario