sábado, 27 de diciembre de 2014

El alfabeto ibero-tartesio




El alfabeto ibero-tartesio

Uno de los tesoros a conservar e investigar en nuestro país es el alfabeto ibérico.
Proviene del alfabeto fenicio, el más antiguo del mundo, que tuvo tres troncos entre ellos el europeo, y dentro de éste la rama occidental. Y debemos aclarar en primer lugar que el término ibérico no es territorial ni político sino cultural.

Cuando Roma invade la península los territorios del interior desconocían la moneda, por lo que las primeras emisiones de las localidades de la Hispania Ulterior se sitúan en el segundo siglo antes de Cristo. Su emisión fue destinada al uso de los indígenas con la utilización del alfabeto propio, lo que a su vez nos da idea del nivel cultural alcanzado. Los alfabetos ibéricos comenzaron en Tartessos y de aquí irradiaron al resto de la península; el aislamiento de las poblaciones y el transcurso del tiempo dieron lugar a lógicas diferencias.

Dentro de las monedas ibéricas hay que distinguir dos tipos fundamentalmente: las ibéricas propiamente dichas que se situarían en el cuadrante norte-oriental de la península, y las ibéricas del sur en lo que aproximadamente es hoy Andalucía y el Algarbe portugués. Y al margen, las obulconenses. Las primeras se caracterizan por la utilización exclusiva del alfabeto ibérico, mientras que en las segundas tenemos monedas con el alfabeto ibero-tartesio. Y en el caso de Obulco (población turdetana) con caracteres gráficos no siempre coincidentes con los tartesios, con variantes morfológicas y dudas en algunas lecturas.
Todas son del mismo origen, proviniendo como hemos apuntado del fenicio arcaico. Llegarían a continuación las influencias helenísticas de las colonias griegas.
Los iberos recibieron los primeros caracteres alfabéticos unos doce siglos antes de Cristo de los comerciantes de Tiro, que colonizaron el Mediterráneo hasta Cádiz, y empezaron a utilizarlos ya con las influencias griegas unos 200 años a. de JC, después de haber fundado Ampurias.

Las leyendas ibéricas casi no tienen vocales, al estilo de las lenguas semíticas, lo que viene a identificar su origen asiático. En las monedas más antiguas aparece escrito de derecha a izquierda. Y las de Obulco tienen la característica de poseer abundante escritura, lo que las convierte en únicas:



As de Obulco
 Peso: 15,7 gr; diámetro: 30-25 mm.

Los ases de Obulco nos ofrecen una de las pocas muestras del alfabeto ibero-tartesio. Se convierte así la moneda en un documento importantísimo de investigación de nuestras raíces andaluzas


Obulco era una ciudad de la Bética, identificada sin discusiones con la jienense Porcuna. 
Obulco, Obula o Urbs Victrix Municipium era el nombre antiguo de la localidad de Porcuna, de la provincia de la Bética. La  moneda por tanto es turdetana (región entre Sierra Morena y el río Betis).

En las monedas de Obulco se dan a su vez tres tipos: las primitivas con utilización exclusiva del alfabeto indígena apareciendo el nombre de IPOLCA en caracteres, como digo, ibero-tartesios; las bilingües con la utilización conjunta de los alfabetos indígena y latino y por último y las más recientes con inscripciones sólo latinas. Esta moneda que os presento hoy es de tipo bilingüe y se podría datar entre los años 200-100 antes de Cristo.
En el anverso aparece el busto de una mujer con el pelo retorcido terminando en un moño y collar, en un tosco retrato, y  OBVLCO en caracteres latinos (Sólo se aprecia OBV). El busto podría ser de Artemisa, Ceres o una diosa local.
En el reverso un arado (no se percibe por el desplazamiento del cuño) y una espiga con nombres de dos magistrados del momento con los caracteres gráficos indígenas citados, y posiblemente más antiguos que los tartesios. En el caso de monedas de mayor tamaño aparece también un yugo. Si las piezas son de menor tamaño, caballo, jabalí o águila.
Estas escrituras se denominan ibero-tartesias y dan una serie de datos de importancia excepcional para el estudio del correspondiente alfabeto y de las culturas prerromanas
Ésta es la transcripción de la leyenda, con muchas de las letras invertidas:






Son los nombres de los magistrados de ese momento: Orcailu y Dundesdelbecu.  Otros autores difieren en la interpretación, leyendo Urcailtu y Neseltuco. Más de quince nombres se han identificado en las monedas de Obulco.
La ceca de Obulco es la más importante de la península es esos momentos después de Ampurias, tanto por el número de tipos que acuña como por la cantidad de piezas, y tendrá influencia en las acuñaciones de otras ciudades, como las cordobesas VLIA (Montemayor) o CARBVLA (Almodóvar del Río).

viernes, 28 de noviembre de 2014

Las estrellas


Las estrellas

Dedicado a Manolo Flamil, con quien aprendí lo poquito que sé de astronomía

Una de las constantes que aparecen en las monedas españolas es la presencia en ellas de una o varias estrellas. Es muy interesante en ese sentido el periodo medieval hispanomusulmán, en el que nos vamos a detener en varios casos.

Ya desde el principio de la invasión observamos la presencia de la estrella en las monedas que tradicionalmente se ha identificado con la estrella Sirio, la más luminosa del cielo,  porque al aparecer por occidente se la identificaba con Al Andalus.
Este primer periodo de dominio musulmán se denomina indistintamente Periodo de Conquista, Periodo de los Gobernadores o Waliato (de walí, gobernador)
Son piezas casi exclusivamente de cobre que se denominan feluses y que tienen como característica su grosor; puede que alguno de ellos se acuñase en África.
Al primero que vemos se le conoce precisamente como el felús de la estrella:

Felús del Periodo de Conquista, ceca Al Andalus

Peso: 10 gramos; diámetro: 19-22 mm; grosor: 4 mm.


Es una moneda de cobre, tosca y gruesa. En su parte central tenemos una estrella de 7 puntas, y en ella se lee en su orla del anverso:   "No Dios sino Allah .... Mahoma el enviado .....". La encontramos también con 6 u 8 puntas. Y en la otra cara “Al Andalus” en el centro en dos líneas. Su año de acuñación hay que situarlo alrededor del 108 H.


Felús del Periodo de Conquista

Peso: 3´1 gramo; diámetro: 15-17 mm; grosor: 2´5 mm

Anverso: "En el nombre de Dios // el reino es de Dios"
Reverso: “Mahoma, enviado de Dios”, y entre los dos renglones la estrella



Felús del Periodo de Conquista

Peso: 1´3 gramos; diámetro: 11 mm; grosor: 2 mm


Con estrella de 5 puntas y espiga en el anverso. Son monedas muy pequeñas. Se calcula que fueron acuñadas con anterioridad al 143 H, pues los hallazgos en la excavación realizada hace unos años en la Mezquita-Catedral de Córdoba las sitúan en los niveles del suelo correspondientes a ese año.

Como hemos apuntado las tres monedas anteriores son del denominado Periodo de Conquista, estando España bajo el mandato de los gobernadores de Damasco.


Felús de Muhammad I

Peso: 1,7 gr ; diámetro: 19 mm ; grosor: 1 mm


Felús de Muhammad I del 268 H, ceca de Al Andalus

 Las leyendas están completas. Sólo traducimos la orla del anverso por los datos que contiene:
“En el nombre de Dios se acuñó este felús en Al Andalus el año ocho y sesenta y dos cientos”


En el año 132 H (756 JC) el único omeya que quedó de la revolución abasida en Siria, logró formar un reino independiente en Al Andalus. Era el que conocemos como Abderramán I, o Abderramán el Inmigrado.
Y un sucesor suyo, el emir Muhammad I (238-273 H) tiene sus monedas con la presencia generalizada de la estrella, como en los dos casos que se exponen.
En todo caso en el Emirato de Córdoba los feluses se caracterizan por un menor grosor a la vez que una escritura con rasgos ya más depurados, y es en el 268 H, y sólo ese año, cuando se produce la acuñación en cobre de Muhammad I con fecha y ceca.
En la puerta de San Sebastián de la Mezquita-Catedral de Córdoba, en su dintel, se lee:
“Por mandato del Amir, perfecciónelo Dios, Muhammad ben Abderramán”. Ese Muhammad es el personaje al que hacemos referencia.



Abderramán III, dirham del 330 H, ceca de Al Andalus

Durante el Califato se va viendo la estrella en muchas monedas. En el caso de Abderramán III, del que es el dirham de la foto, la tenemos de forma permanente desde el año 330 al 333 H.


 
Al-Haquen II, dirham del 354 H, ceca de Medina Azahara

Doble estrella aparece en este dirham de Al-Haquen II, de la ceca de Medina Azahara. El año 354 H es el que más se repite en las escrituras que adornan el mihrab de la mezquita de Córdoba; creo que en 4 ocasiones.
En el cuarto renglón del reverso del dirham de Abderramán, y en el tercero de Al-Haquem se lee Príncipe de los Creyentes: es el título del califa.



Al Muzaffar  Abdelmelik (452-457 H), fracción de dinar del 453 H, ceca de Valencia

Anverso:
“Al-Muzaffar / No dios sino Dios”
Reverso:
“Aben / El Iman / Abd Allah / Aglab”

Y terminamos con esta fracción de dinar de la Taifa califal de Valencia.

Pero nos queda una pregunta. Es curioso que, como hemos visto, la presencia de las estrellas en la moneda hispanomusulmana es una constante, y habría que pensar que lo mismo sucedería con la media luna, símbolo musulmán de todos sabido.
¿Cabría suponer que la media luna la tendríamos al menos en la misma proporción que las estrellas?

Pues no; es más, no recuerdo en este momento que aparezca ni una sola vez. Y sin embargo sí la vemos en monedas cristianas, en unas veces como menguante y en otras como creciente. Así es la vida, lo que esperamos no está y sí lo que no esperamos.


jueves, 6 de noviembre de 2014

El peloncito


El peloncito



Alfonso XIII, 2 pesetas de 1889





Alfonso XIII, 2 pesetas de 1891





Alfonso XIII, 2 pesetas de 1892


Completar una serie de monedas es un ideal de cualquier aficionado, y es difícil porque siempre hay alguna difícil de encontrar.
Os voy a presentar una, que tiene la particularidad de ser pequeña en número, ya que como veis está formada por solo tres ejemplares. Y, como digo, es difícil ver las tres juntas.

Son monedas de dos pesetas de Alfonso XIII de esas que se las conoce comúnmente por “el pelón”. Monedas de 2 pesetas de Alfonso XIII las hay de varios tipos; éstas del “pelón” son las primeras que aparecen.
Había nacido en mayo de 1886 por lo que el busto no se corresponde con la edad. El busto que aparece en ellas corresponde a un niño de 2 años por lo que en el caso de la tercera, de 1892, nuestro Alfonsito tenía ya seis años.
Desde la muerte de Alfonso XII hasta la proclamación de Alfonso XIII cuando cumplió 16 años ejerció la regencia su madre María Cristina.

Fueron muy abundantes en otros valores, por ejemplo los duros del pelón son muy comunes, pero bastante más escasas en el valor 2 pesetas, sobre todo en la de 1891. Las emisiones fueron de

553,343 piezas en la emisión de 1889
93,245 piezas en la emisión de 1891
1.379,216 en la de 1892.

Sirva de comparación que la emisión de 5 pesetas de ese año 1891, una moneda exactamente igual a esas sólo que de mayor tamaño,  fue de más de once millones y medio de piezas.
Son de la ceca de Madrid, con un peso de 10 gramos y un diámetro de 27 mm. La ley de 835 milésimas.

Este busto de Alfonso XIII lo tenemos en todos los valores en plata, 50 cts, 1 peseta, 2 pesetas y 5 pesetas. Y en piezas de oro de 20 pesetas, en este caso mirando a derecha.

Alfonso XIII fue hijo póstumo. Su madre, María Cristina, era la segunda esposa de Alfonso XII con el que ya había tenido dos hijas. Y, como hemos apuntado, se encargó de la regencia hasta la mayoría de edad de su hijo, hasta el año 1902. Diecisiete años en total.
La regencia de María Cristina marca un hito en la vida nacional pues logró el sistema pacífico y alternado en el poder de los conservadores y liberales, acuerdo suscrito por sus líderes Cánovas y Sagasta. Y durante su regencia se aprobaron la Ley del Sufragio Universal y la Ley de Asociaciones.

En esos años también ocurrieron hechos importantes:
En 1889 nació Charles Chaplín
En 1891 León XIII publicó la Rerum Novarum
Y en 1892 nace el General Franco









sábado, 4 de octubre de 2014

Octavio



Octavio

Se conmemoran este año los 2000 de la muerte de Octavio.
Octavio, Augusto u Octavio Augusto, pues con los tres nombres lo conocemos, tenía como nombre de pila Cayo Octavio Turino, que lo cambió posteriormente por el de Cayo Julio César Octavio al ser sobrino-nieto y heredero de Julio César.
Nació el 24 de septiembre del año 63 a.C. y murió el 19 de agosto del 14 d.C., y gobernó del 27 a.C. al 14 d.C. Estamos pues ante el personaje que gobernaba el mayor imperio de la época cuando nació Cristo.

“En aquella época apareció un decreto del emperador Augusto, ordenando que se realizara un censo en todo el mundo… José… se dirigió a Belén de Judea, la ciudad de David, para inscribirse con María, su esposa, que estaba embarazada. Mientras se encontraban en Belén, le llegó el tiempo de ser madre; y María dio a luz a su Hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el albergue…” (Lucas 2-1-7)

Para un mayor detalle, éstos son sus títulos con sus fechas:
42 a.C., consagración de César
27 a.C., recibe el título de Augusto
23 a.C., recibe la Tribunicia Potestad, Imperator por 8ª vez y Cónsul por 11ª
2 a.C., recibe el título de Pater Patriae

Fue el fundador de la primera familia de emperadores de Roma, la Claudia, y su nombre y busto lo encontramos en numerosas monedas de cobre acuñadas en Hispania.

Las monedas de Octavio de tipo imperial son muy abundantes, pero aquí no nos vamos a referir a ellas. Nos vamos a centrar en algunas de tipo provincial que, aunque son más escasas, en España las vemos con facilidad.






Octavio. As de IVLIA TRADUCTA


Peso: 9,2 gr
Anverso: PERM CAES AVG (PERMISSV CAESARIS AVGVSTI)
Cabeza de Octavio a izquierda
Reverso: IVLIA TRAD (Julia Traducta) dentro de corona de encina.

No está bien determinada la ubicación de la ciudad de JVLIA TRADUCTA; hay datos que la sitúan entre Carteia (El Rocadillo, San Roque) y Cetraria (Getares, Algeciras); en todo caso  estamos en una ciudad gaditana costera: Algeciras, Tarifa o Bolonia.
Acuñada hacia el año 13 a,C.





Octavio. Semis de COLONIA PATRICIA (Córdoba)


Peso: 4,55 gr
Anverso: PERM CAES AVG
Reverso "COLONIA PATRICIA" en círculo
En el reverso el aspergilo y el símpulo, elementos de culto.






Octavio. As de Colonia Patricia (Córdoba)


Peso: 10,6 gr.
Anverso: PERM CAES AVG
Busto de Octavio a izquierda
Reverso: COLONIA PATRICIA dentro de corona de encina.

Estas monedas de la Colonia Patricia son  inmediatamente posteriores al año 13 a.C., coetáneas de la de Ivlia Traducta
Llama la atención en este caso que las leyendas están completas





Octavio. As de Emérita Augusta (Mérida)


Peso: 8,05 gr.
Anverso: CAESAR AVG TRIB POTEST
Cabeza de Octavio a derecha
Reverso: P CARiSIVS / LEG / AVGVSTI
Publio Carisio, legado de Augusto

Los años en que se acuñó estarían entre el 21-25 a.C., es decir, cuando Octavio recibe la Tribunicia Potestad

Las tres primeras monedas pertenecen a la provincia de la Bética, la cuarta a Lusitania.
Estas monedas tienen la particularidad de presentar casi por primera vez el busto del personaje real, Octavio, al que hacen mención, pues hasta ahora los grabados habían sido de tipo mitológico. Y son “fotos” de 2000 años.



lunes, 1 de septiembre de 2014

La República


La República

Al hablar de las Repúblicas en España rápidamente pensamos en la Primera, de 1873, y en la Segunda, de 1931. Sin embargo hoy vamos a hablar de otra República, de la República de Córdoba que se instituyó en el año 422 de la Hégira, correspondiente al 1031 de la Era Cristiana. Éstos son los hechos:

Los años en el poder de Almanzor  llevaron aparejada la anulación de la familia Omeya y de la aristocracia árabe, que como es comprensible no aceptaban la dictadura de dicho personaje y que, dicho sea de paso, sí fue muy bien aceptaba por la ciudadanía. Ya sabemos eso de “pan y circo” lo bien que cae al pueblo. Situación que acabó en la fitna o guerra civil como hemos citado en varias ocasiones.
Una de las familias más ilustres que quedó en la provincia  fue la de los Banu Yahwar, cuyo miembro más importante era Abu -l-Hazm Yahwar.

Terminada la Guerra Civil en el año 414 H, Yahwar escribió a los Gobernadores para que designasen algún descendiente Omeya que pudiese ocupar el trono y devolverle su antiguo esplendor. Se propuso a Hixén III, bisnieto de Abderraman III, que había estado en Alpuente protegido por los Banu Kaçim. Entró en Córdoba en el 420 H.
Una conspiración acabó con el asesinato del Primer Ministro Abu-l-Assim Al-Hakem dos años más tarde, y con la huída de Hixén a Lérida, donde muere en el 428 H.
Hixén III recurrió a su salida de Córdoba a Abu -l-Hazm Yahwar, al que confió el poder supremo.
Los vecinos de Córdoba eligieron un Consejo de Estado el cual proclamó jefe del poder ejecutivo a Yahwar. En un primer momento no aceptó y, movido por los ruegos de todos, aceptó con el derecho a aconsejarse de otros dos ciudadanos relevantes. Concretamente creó un consejo de estado de ministros y jueces, con el cual consultaba antes de tomar cualquier decisión política.
Quedó así constituida la República con Yahwar como Presidente

Gobernó con justicia, sabiduría y destreza; arrojó del territorio a los bereberes acabando así los desmanes, creó una Guardia Nacional y arregló la administración. No habitó el Palacio Real y siguió viviendo en su casa particular, y no se enriqueció a costa del pueblo.
Reconoció, en fin, la supremacía religiosa de los Idrisíes malagueños, que conllevaba a Abdallah como imán.




Fracción de dirham
Abu-l-Walid Muhammad al-Rasid ben Yawar (435-456 H)

Anverso:
No Dios sino / Allah. Mahoma / Enviado de Dios
Reverso:
El Iman / Abdallah / Príncipe de los creyentes


Murió Yahwar en el 435 H sucediéndole su hijo Abu-l-Walid Muhammad al-Rasid ben Yahwar que obtuvo el poder por delegación de la asamblea de nobles cordobeses, pero tomó el título de al-Rasid con lo que se apuntaba así una nueva dinastía reinante.
Como característica de su mandato está el asilo ofrecido a gobernantes de las Taifas de Niebla, Huelva o Algeciras cuando fueron destronados, o la mediación que realizó entre las Taifas de Sevilla y Badajoz.
Hizo abdicación de la Presidencia en sus hijos Abd-er-Rahman y Abd-al-Malik en el  456 H. Rápidamente el segundo se deshizo del primero quedando en el cargo de Presidente del Consejo de Córdoba, y obligando al-Rasid al pueblo a reconocer al heredero.
Quedaba a la vista la supresión progresiva de las instituciones republicanas.

Terminó la República cuando Yahya Al-Mamun de Toledo cercó Córdoba en el 460 H, lo que obligó a Abd-al-Malik a pedir auxilio a Al-Mutadid de Sevilla. La ocupación toledana de Córdoba duró hasta que Muhammad ibn Abbad al-Mutamid sucedió a su padre como emir de Sevilla. Al-Mutamid derrotó al ejército toledano, pero en lugar de liberar Córdoba la capturó y la anexionó a la Taifa de Sevilla en el 462 H.
Vaya, echaron a los toledanos pero se quedaron los sevillanos.
Quedaban así en evidencia los enemigos de Córdoba. Toledo lo había sido desde el inicio de la dominación musulmana, y Sevilla lo comenzaba ahora.
La familia Yahwar fue conducida a Gezirat Saltis, en las Marismas del Odiel, en Huelva.
Los Banu Yahwar no ejercieron soberanía por lo que su nombre no aparece en las monedas; y si aparece no lo será como Imán ni Emir.
Está visto que las Repúblicas no han terminado bien en España. Por lo menos hasta ahora.

                                                                      

domingo, 3 de agosto de 2014

¿Flechas arriba o abajo?



Es conocido por todos los aficionados a la numismática que las monedas de 50 céntimos de Franco, las del agujero central, tienen un sabor marinero que le tuvo que agradar mucho al General. E igualmente es conocido que en una cara aparecen casi siempre cinco flechas orientadas hacia arriba. Y digo casi siempre porque la primera emisión tenía las flechas hacia abajo. Parece ser que no le gustó a Franco este detalle y que personalmente ordenó que las flechas debían mirar hacia arriba. O por lo menos es lo que se decía.









¿Sería debido a un error en esa primera emisión que quedó subsanado en las siguientes, o realmente se hizo con conocimiento de causa?
Para responder a esa pregunta tendremos que rebuscar en otras monedas más antiguas y ver en qué sentido se encontraban en ellas las flechas.
El yugo y las flechas son dos símbolos adoptados por Franco, copiándolos de los Reyes Católicos. No recuerdo que entre ambos gobiernos se repitiesen otras veces.
Vamos a observar con detenimiento varias monedas de los RRCC y trataremos de sacar alguna conclusión.




Reyes Católicos, 1 real de la ceca de Sevilla


En ésta la leyenda comienza, como en las medievales, arriba a la derecha y da la vuelta quedando las flechas horizontales. No nos sirve.


  
Reyes Católicos, 4 reales de la ceca de Sevilla

En ésta ocurre lo mismo



  
Reyes Católicos, 2 reales de la ceca de Sevilla


Anverso: FERNANDVS ET ELI…
Reverso: REX ET REGINA CAST LEGIONX

En las monedas actuales es muy fácil determinar la orientación de la cara y la cruz; en ésta está muy clara la cara pero no así la cruz o envés. Me he permitido duplicar la foto con las dos orientaciones posibles, pero los dibujos centrales no nos dan referencias claras al respecto. Incluso la doble marca de ceca de Sevilla, S, da igual cómo la miremos.
Sin embargo la leyenda marginal puede ser más esclarecedora. ¿Consideramos que empieza a leerse por abajo?
La mayoría de la monedas contemporáneas comienzan a leerse por abajo: los duros de plata de Alfonso XII…, las mismas monedas de Franco o las actuales de Juan Carlos antes de la aparición del euro
Pero cuando nos encontramos con piezas medievales como es el caso de esos dos reales la lectura se comienza por arriba. Obsérvese en la cara que se empieza arriba: FERNANDVS ET …
Si consideramos que la posición correcta es la del primer reverso entonces el REX ET REGINA… estaría abajo.
Y si consideramos que es correcto el segundo reverso el REX… estaría arriba

Es decir, que la orientación correcta es la de la foto de la derecha, y en ella las flechas miran hacia abajo.
No estaban mal tallados, pues, los primeros 50 céntimos de Franco, aquellos en los que las flechas miran hacia abajo; otra cosa es que por cuestiones políticas o vaya usted a saber se modificase esa acuñación en todo el resto de emisiones.
                                                   



martes, 1 de julio de 2014

Cambio de Rey, cambio de etapa


Hace unos días hemos sido testigos del cambio de monarca en España, y lo ha sido por abdicación de Juan Carlos I. Lo que vamos a describir a continuación corresponde a un cambio de gobernante, pero no por abdicación sino por muerte del primero.
Las monedas del nuevo Felipe VI está previsto que aparezcan en el 2015, por lo que no habrá, si es así, fechas coincidentes del nuevo rey y su padre. Pero eso no ha sido siempre así pues en el caso que vamos a analizar sí se produce la fecha coincidente.
Lo hacemos en un momento importantísimo como es el advenimiento del califa Al-Hakam II al producirse la muerte de Abderramán III.
La muerte de Abderramán ocurrió el 2 de ramadán del año 350 de la Hégira (15.10.961 JC) con 73 años de edad y después de más de 50 años en el poder (eso son años comparados con los 39 de Juan Carlos).
La sucesión se produjo al día siguiente, el 3, fecha en la que ya hay descritas órdenes concretas del nuevo califa.

Vamos a analizar dos dírhams del mismo año 350 H, uno a nombre de Abderramán y otro de Al-Hakam, y ver si podemos deducir algún hecho de ellas.



Abderramán III, 350 H, ceca de Medina Azahara


Anverso:             No Dios sino / Allah sólo El / No tiene compañero / Ahmad
En el nombre de Dios fue acuñado este dirham en Medina Azahara el año cincuenta y tres cientos
Reverso:             El Imán An Nasir / lidin Allah Abderramán / Amir Almuminin
(El Imán Protector / de la religión de Allah Abderramán / Príncipe de los creyentes)
Mahoma el enviado de Dios, enviole con la dirección y la religión verdadera para que prevalezca sobre toda otra religión, a despecho de los asociadores


  

Al-Hakam II, 350 H, ceca de Medina Azahara


Anverso:             No Dios sino / Allah sólo el / No tiene compañero
En el nombre de Dios fue acuñado este dirham en Medina Azahara el año cincuenta y tres cientos
Reverso:             El Imán Al-Hakam / Amir Almuminin / al-Mustansir billah / Yahyà
(El Imán Al-Hakam /Príncipe de los creyentes / El que busca la ayuda victoriosa de Alláh /Yahyà)
Mahoma el enviado de Dios, enviole con la dirección y la religión verdadera para que prevalezca sobre toda otra religión, a despecho de los asociadores

Son dos monedas similares, con el mismo valor facial, tamaño y peso iguales dentro de unos márgenes. Y por supuesto el mismo metal, plata.

Las diferencias entre ambas monedas vienen determinadas fundamentalmente por el cambio del titular con sus correspondientes títulos y otros aspectos que vamos a enumerar:

Cambio en el orden de las leyendas en el centro del reverso.
En los últimos años del gobierno de Abderramán III desaparecen los adornos en las monedas, iniciándose, aún tímidamente, los adornos con Al-Hakam II; en este caso aparece un circulito en el reverso. No tienen importancia ni las gráfilas (anillos) exteriores que adornan ambas monedas, 3 en el anverso de la primera, 4 en el de la segunda; ni el inicio de la leyenda marginal de los anversos que en el caso de la de Abderramán es recto y en la de Al-Hakam es circular (En el nombre de Dios…)
Cambio en el jefe de la ceca, que pasa de Ahmad a Yahyà, personajes no identificados totalmente. El primero podría ser Ahmad ben Nasr ben Khalid, y el segundo Yahyà ben Muhammad al-Tuyibi. Igualmente este funcionario pasa del último renglón del anverso a igual lugar en el reverso. 

Este hecho del cambio de jefe de ceca es importante pues supone un cambio en las altas esferas de funcionarios y que, posiblemente, sea la causa de que la escritura sea tan distinta en ambos dírhames. Se supone que el cambio de dirigentes llevaría consigo el cambio de otros trabajadores inferiores pues cada personaje tendría su “equipo”. Por eso, quizás, tengamos una escritura con letras pequeñitas en el caso de Abderramán, cambiándose por letras y palabras más amplias y de más fácil lectura en el caso del dirham de Al-Hakam.

Por lo demás el estilo es el mismo, siendo una continuidad del reinado anterior (sería mejor decir califazgo), e igualmente en lo referente al contenido de las leyendas que en la mayor parte se repiten. Y es de notar que esa continuidad no sólo es a nivel numismático sino también político, pues no olvidemos que una moneda es un documento  que refleja la época en que se acuñó.