jueves, 17 de enero de 2013

ALEJANDRO



Anverso: Cabeza de Herakles imberbe tocado con piel de león
Reverso: ΒΑΣΙΛΕΩΣ - ΑΛΕΞΑΝΔΡΟΥ
(Basileos – Alexandroi = El Rey - Moneda de Alejandro)
Zeus sentado en el trono y apoyado en el cetro; en la mano el águila.
Peso: 18,3 gramos; diámetro: 28,3 mm; grosor: 4 mm



Alejandro Magno. Tetradracma de Macedonia


Grecia, cuna de la civilización occidental había ido cambiando su sistema monetario desde sus inicios llegando a estabilizarse con estas equivalencias:

Estátera (oro) = 20 dracmas (plata) = 120 óbolos (plata)

El dracma es la unidad del sistema y significa puñado, refiriéndose a la cantidad de óbolos (6) que cabían en una mano cerrada. Por otra parte cada ciudad-estado tenía sus propias emisiones monetarias, de forma que es relativamente fácil identificar la ciudad emisora por los símbolos que aparecen en la moneda. En las de Egina aparece una tortuga, en las de Atenas una lechuza o, como en este caso, en las de Alejandro Magno la cabeza de Hércules cubierta por una piel de león. De todas formas la cultura griega contaba con un precioso lenguaje escrito que queda plasmado en las monedas y que nos da información completísima sobre la cultura del momento.

Alejandro Magno marca un antes y un después en la historia de Grecia. Con él el dracma se perpetúa con un peso de 4.26 gramos, a la vez que creó una moneda para todos sus estados.
El tipo de la moneda de Alejandro es el de Herakles joven (el Herakles griego será el Hércules romano), cubierto con la piel de león que aparece en el anverso, y que ya en la antigüedad se consideraba que bajo los rasgos del mítico personaje se ocultaba el retrato del mismísimo Alejandro. En la Grecia primitiva no se habían grabado jamás rostros de personas en las monedas, cuyos espacios estaban reservados para los dioses, pero hay que tener en cuenta que estamos ya en la época helenística y que Alejandro era considerado como una divinidad.

Alejandro creó talleres en las tierras conquistadas que se nutrían en buena parte del botín en metales preciosos ganado a los persas. Estamos, como hemos dicho, ante la primera moneda internacional ya que monedas idénticas a ésta se acuñaron además de en Macedonia en las regiones de Tracia, Cilicia, Frigia, Tesalia, Siria, Fenicia, Palestina, Capadocia, Egipto, Chipre, etc. Y dentro de ellas en ciudades tan importantes como Mileto, Damasco, Sidón, Alejandría o Babilonia.
Esta moneda universal de Alejandro llevaba en el reverso la inscripción de Alexandroi (moneda de Alejandro) a la vez que unificó los pesos para los tres metales, oro, plata y cobre. Esta situación se prolongó a su muerte.

El mayor número de monedas conocidas de Alejandro son tetradracmas que además son espectaculares por su tamaño.
De la belleza de las acuñaciones griegas poco hay que decir. Ésta pertenece al periodo del realismo, las cabezas del anverso poseen una notable fidelidad y las figuras humanas aparecen con un maravilloso estudio de la musculatura, quizás demasiado acentuada.
El peso de las monedas griegas es teórico ya que en la realidad no mantienen la precisión de las monedas modernas. La relación entre el oro y la plata era de 1/13 según las referencias de Herodoto, pasando a 1/10 con Alejandro; en cambio la relación entre la plata y el cobre sería muy difícil de establecer, en Atenas siglo V aC estaba en 1/48 y con Alejandro se sitúa en 1/96, lo que nos muestra grandes oscilaciones. Con respecto a la ley la moneda griega se presenta en extraordinarias condiciones de pureza teniendo en cuenta los procedimientos antiguos; en los tetradracmas oscila entre 900 y 986 milésimas.

        


No hay comentarios:

Publicar un comentario