domingo, 19 de septiembre de 2010

La peseta (5)


Múltiplos y divisores en Franco


Terminada la Guerra Civil aparecen los 10 y 5 céntimos de aluminio, los del caballo. Se trata de una pieza que imitaba por un lado a los denarios ibéricos y por el otro el escudo de los Reyes Católicos ya citado, al que se le agregaron las leyendas del régimen de Franco: “PLVS VLTRA” y “UNA; GRANDE Y LIBRE”. El intento de enlazar con el pasado estaba claro. Como una imagen vale más que mil palabras ahí están las fotos:







1 y 2.- 10 céntimos de aluminio (heredan el apelativo de “perragorda”)
3.- Anverso de un denario ibérico de Bolscan
4.- Anverso de un real de los Reyes Católicos






Y algo después tenemos los 50 céntimos de níquel. Si una peseta habían sido 4 reales en sus comienzos, pues estaba claro que éstos eran 2 reales. Y así es como se denominaba comúnmente a estos 50 céntimos.
La primera serie tenía las flechas orientadas hacia abajo, y se dijo que el propio Caudillo ordenó que se dirigiesen hacia arriba. No termino de comprender el significado del agujero, pues si bien en otros casos se justificaba para evitar confusiones con otras piezas de igual tamaño, no era éste el caso.

Con el asentamiento del régimen de Franco aparecerá su busto tallado por Benlliure en las todas las monedas.
Esta de 5 pesetas fue muy típica al ser el primer duro de Franco en metal





Por esos mismos años aparecerá el medio duro, es decir 2,50 pesetas. En cuproníquel. Una extraña moneda que estorbaba en los bolsillos.




El duro estuvo en circulación hasta que el precio del níquel subió en los mercados internacionales. En ese momento se retiraron y se sustituyeron por la serie del águila inclinada (5, 25 y 50 pts). Con la disminución en el peso pues las 5 pts primitivas eran de mayor peso que las 50 de ahora.






La inclinación supone una curiosa innovación en el escudo. No dejaba de ser un atrevimiento en un régimen estático.

Ya hemos hablado en otras ocasiones de que ese águila es el Águila de San Juan. Por si algún aficionado no lo sabe estamos hablando de San Juan Evangelista, que se simboliza por esa ave.
Y ese águila fue adoptada por los Reyes Católicos que la incorporaron a su escudo junto con el yugo y las flechas. El símbolo del águila fue ideado por Antonio de Nebrija, el autor de la primera Gramática Española; sevillano por más señas.

No puedo dejar pasar la ocasión para comentar que la estatua de Gonzalo Fernández de Córdoba y Aguilar, el Gran Capitán, que se sitúa actualmente en la Plaza de Las Tendillas de Córdoba, tiene en su pedestal el escudo de los RRCC, a los que sirvió eficazmente en la toma de Granada y en la conquista del Reino de Nápoles.
Pues bien, en 1907 se inició el proyecto de la realización de la estatua, inaugurándose en 1923 en su emplazamiento inicial.
Y ya bien entrada la democracia en nuestro país, un concejal del Ayuntamiento de Córdoba (¿de qué partido creéis que podría ser?) sugirió se eliminase ese símbolo del monumento por los motivos que os podéis imaginar. Por ahí he leído el apelativo de “zoquete” a dicho personaje.


Estatua del Gran Capitán y el escudo de su pedestal


Al final se terminó quitando el escudo de las piezas de aluminio pero el busto de Franco se quedó. Teníamos Franco hasta en la sopa.



Ya con el busto de Ávalos tenemos 50 céntimos de aluminio…
… y la pieza cumbre del franquismo, las 100 pesetas de plata o 20 duros que, para no desmerecer de la perragorda, imitará en su reverso un escudo empleado por los Austrias y Borbones. Estaba todo pero que muy bien estudiado.





1 y 2.- 100 pesetas de Franco
3.- Reverso de 2 reales de Felipe II
4.- Reverso de 4 reales de Felipe IV
5.- Reverso de 2 reales de Felipe V





No hay comentarios:

Publicar un comentario